Apostasía Moderna

 La Apostasía Moderna



Harry S. Truman
33er Presidente Norteamericano
y grado 33 de la Masonería

El 6 y 9 de agosto de 1945, Harry S. Truman, que por casualidad fue el 33er presidente de los EU de NA y para colmo grado 33 de la masonería, eligió a Hiroshima y Nagasaki para destruirlos con las bombas atómicas, por el tan solo echo de que la mayor cantidad de cristianos católicos que vivían en Japón estaban en esas ciudades japonesas.


De acuerdo a historiadores, Nagasaki ha sido la ciudad más importante dentro de la historia cristiana en Japón. Además fue el lugar  más grande de la Iglesia en Oriente, pues allí se erigió la Catedral de Nuestra Señora, la mayor catedral de Oriente, y era la zona que albergaba la mayor cantidad de cristianos bautizados en el catolicismo dentro del territorio japonés.

Fue esa inmensa Catedral la que se eligió como uno de los puntos para el bombardeo, la misma se podía divisar fácilmente desde los 31,000 piés, y cercano a ese punto se ordenó dejar caer la bomba nuclear.  La catedral estaba ubicada en el distrito del valle del río Urakami. La aguja de dicha catedral fue la que guió al observador del B-29 que lanzaría al “Fat Boy”. A las 11:45 a.m. la bomba nuclear estalló a un kilómetro de distancia. 

La inmensa mayoría de las víctimas al momento del impacto y después del mismo, por la radiación, fueron  cristianos católicos.

Dichos eventos han sido catalogados por la iglesia como "El holocausto cristiano católico japonés".


 
   Campanario derribado y ruinas de La Catedral de Nuestra Señora, Japón

 Ruinas Catedral de Nuestra Señora después del ataque nuclear

 Ruinas Catedral Nuestra Señora después del ataque y en la actualidad, en Japón.



 Papa Pio XII


El Papa Pío XII, en la Octava Semana de Formación Pastoral el día 24 de julio de 1958, dijo que “las raíces de la apostasía moderna son el ateísmo científico, el materialismo dialéctico, el racionalismo, el laicismo y la masonería, que es madre común de todas ellas.” Durante la 2da guerra mundial, masones alemanes lograron infiltrar allegados dentro de la misma Iglesia. Muchos de estos pasaron como sacerdotes y fueron los que influenciaron para que en el gran escape Nazi pudieran recibir protección, haciéndolos pasar por católicos perseguidos. Gracias a la labor de estos infiltrados, la cruz roja logró darles falsas identidades y fueron llevados hasta Argentina, lejos del conflicto.  

Por eso el Papa Pablo VI dijo el 29 de junio de 1972: “De una fisura el humo de Satanás ha entrado en el templo de Dios: la duda, la incertidumbre, lo problemático, la inquietud, el descontento ocurre a diario… Nosotros hubiésemos creído que al día siguiente del Concilio hubiese sido un día de sol para la Iglesia. Pero encontramos nuevos abismos en lugar de rellenarlos.” 

El papa se refirió a los sacerdotes, obispos y cardenales que no adoran correctamente a Dios y que han hecho mal interpretar intencionalmente el Concilio Vaticano II con el propósito de distorsionar la figura de  Jesucristo, la liturgia, la moral y la vida cristiana. Pero esto no se quedó ahí. No solo se infiltraron para ayudarse entre ellos y a los seguidores del comunismo, producto de su creación, sino que también lograron seguir ascendiendo hasta posiciones importantes dentro de la Iglesia.


Juan Pablo I

Como resultado, y no es de dudar, fue la tan cuestionada muerte del Papa Juan Pablo I, el 29 de septiembre de 1978. Para comenzar tenemos el número 29 en la fecha, el iniciado en el grado 29 de la masonería tiende a escupir contra una cruz (como repudio al cristianismo y a Cristo) y pisa la Tiara papal  (como símbolo de odio contra el papado). Ahora, las incongruencias del caso. Nunca se hizo una autopsia al cuerpo del Papa, los testimonios variaron y hubo un secretismo a muerte. Mientras una de las monjas que trabajaba en el Vaticano encontró al Papa muerto de una forma, otros de alto puesto cambiaron la versión y dijeron otra cosa. La monja testigo fue enviada a un claustro de monjas.

La masonería estuvo envuelta en este asunto siendo la Logia Propaganda 2 (P-2) la principal ejecutora del plan. También la masonería estuvo y se estipula que tiene infiltrados dirigiendo el Banco Vaticano. Es interesante entender, que el Papa Juan Pablo I quería proponer la Iglesia pobre y humilde. Esto significaba el fin del negocio de estos subversivos y es interesante ver que justo a los 33 días de haber sido Juan Pablo I nombrado Papa es que este muere. El 33 es un número de gran valor en la masonería,Y no por casualidad,  el grado iluminado más alto es el 33 que lleva por título "Orden en el Caos". No es de impresionarnos que la muerte de este Papa fue justo el día 33 de su pontificado.

Hoy día, los ataques siguen desde afuera y desde adentro. Los casos que proliferaron en menos de una semana a finales de la década de los ’90 no fue algo coincidental. De pronto se levantaron por todos los medios, a nivel mundial, actos de abuso y maltrato contra los niños. La imagen del sacerdote fue lacerada, la Iglesia fue denigrada. Se minó y se implosionó la confianza del pueblo y como siempre se volvió a crear divisiones entre los feligreses. Y cobró más fuerza el pedido del fin del celibato. ¿A caso el acto del ex sacerdote católico, Alberto Cutié, fue con el propósito de hacerse eco de ese ataque masónico al celibato? ¿O fue envuelto por la influencia masónica?

ONU

La ONU le declaró la Guerra al Vaticano en el año 2000, por que la Iglesia se opone al uso de condones ya que estos productos, además de promover la promiscuidad y la lujuria, poseen defectos celulares entre los cuales queda un espacio de 5 micrones y el HIV solo mide 1.5 micrones. Ante esta denuncia y fuerte oposición contra el uso de los condones, la ONU acusó a la Iglesia de ser la culpable de que se proliferara el virus entre las personas por no usar profilácticos. Pero en realidad la culpa la tiene la ONU, cuerpo completamente formado por masones.

Pero, ¿qué hay de la infiltración de masones y/o el pensamiento masónico en la Iglesia?

 
Padre Gabriele Amorth

Parte de esa información se encuentra en una entrevista que el Padre Amorth, respetado exorcista de Roma, concedió al periódico italiano “30 Días”, en junio de 2001 sobre el nuevo Rito para el exorcismo.

Entre algunos datos importantes él expresó:

“El maleficio es un mal causado a una persona recurriendo al diablo. Se puede hacer de varias formas, como hechizos, maldiciones, mal de ojo, vudú, macumba. El Ritual romano antiguo explicaba cómo había que afrontar esto. El nuevo Ritual, en cambio, declara, categóricamente, que está totalmente prohibido hacer exorcismos en estos casos. Absurdo. Los maleficios son, por mucho, la causa más frecuente de posesiones y de males causados por el demonio, por lo menos el 90 por ciento de los casos.” “Pero cuando pasamos a examinar la parte práctica, que exige un conocimiento especifico del tema, advertimos la total inexperiencia de los redactores. Hicimos numerosas observaciones, artículo por artículo, y se las hicimos llegar a todas las partes interesadas: Congregación para el Culto Divino, Congregación para la Doctrina de la Fe, y las conferencias episcopales. Una copia fue entregada directamente al Papa.

Acto seguido le preguntó el periodista: - CÓMO FUERON RECIBIDAS SUS OBSERVACIONES?

Amorth le contestó: “Muy mal, y no consiguieron nada. Nos habíamos inspirado en la constitución dogmática Lumen gentium, en la que la Iglesia es descrita como el "Pueblo de Dios". En el número 28, se habla de la colaboración de los sacerdotes con los obispos, y en el número 37, se dice, con claridad, incluso refiriéndose a los laicos, que "debido al conocimiento, competencia y preeminencia que poseen, tienen la facultad, más aún, a veces el deber, de exponer su opinión acerca de los asuntos concernientes al bien de la Iglesia". Esto es exactamente lo que hicimos. Pero fuimos demasiado ingenuos, al pensar que las disposiciones del Vaticano II habían llegado a las Congregaciones Romanas. En cambio, chocamos con un muro de rechazo y de escarnio. El Secretario de la Congregación para el Culto Divino presentó un informe, a la Comisión de Cardenales, en la que decía que aquellos que lo habían contactado, eran obispos, y no los sacerdotes y exorcistas. Y respecto a nuestro humilde intento de ofrecer ayuda como expertos, añadía, textualmente: "También se debe de notar el hecho de que un grupo de exorcistas y demonólogos, los cuales, posteriormente, crearon una Asociación internacional, estaban orquestando una campaña contra el rito". Una acusación indecente: ¡nosotros nunca hemos orquestado una campaña! El Ritual iba dirigido a nosotros, y, sin embargo, las comisiones no habían convocado a ninguna persona competente. Por esto, era más que lógico que tratáramos de dar nuestra opinión.

El periodista le dijo: “ENTONCES, ¿QUIERE ESO DECIR QUE EL NUEVO RITUAL ES INUTILIZABLE EN SU LUCHA CONTRA EL DEMONIO?”

Amorth le contestó: “Sí. Querían darnos un arma sin filo. Se han eliminado las oraciones eficaces, oraciones que tenían doce siglos de existencia fueron substituidas por nuevas oraciones ineficaces. Pero, por suerte, en el último momento, nos dieron un salvavidas. “El nuevo Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, el Cardenal Jorge Medina, añadió una Notificación, al Ritual, en la que se especifica que los exorcistas no están obligados a usar este Ritual, y que, si así lo desean, pueden pedir la autorización de sus obispos, para seguir usando el antiguo Ritual. Los obispos, a su vea, deben pedir autorización a la Congregación, la cual, como escribe el Cardenal, "la concede gustosamente". Explicó más adelante que: “Somos muy mal tratados. Nuestros hermanos sacerdotes, a cargo de esta delicadísima tarea, son vistos como locos, como fanáticos. Por lo general, ni siquiera son tolerados por los mismos obispos que los nombraron.

El periodista le hizo la siguiente pregunta: “USTED COMBATE, DIARIAMENTE, CON EL DEMONIO. ¿CUÁL ES EL MAYOR ÉXITO DE SATANÁS?”

Amorth le dijo: “Que consigue hacer creer que no existe. Y casi lo ha conseguido. Incluso dentro de la Iglesia. Tenemos un clero y un episcopado que han dejado de creer en el demonio, en los exorcismos, en los males extraordinarios que puede causar el diablo, y ni siquiera en el poder, que nos ha dado Jesús, de expulsar a los demonios. Desde hace tres siglos, la Iglesia Latina -al contrario de la Ortodoxa y de varias denominaciones Protestantes- ha abandonado casi, completamente, el ministerio del exorcismo. Al no practicar los exorcismos, al no estudiarlos y no haberlos visto nunca, el clero ya no cree en ellos. Pero, ni siquiera, cree en el diablo. Tenemos episcopados enteros que se muestran hostiles a los exorcismos. Hay países en los que no existe ni siquiera un solo exorcista, como Alemania, Suiza, España y Portugal. Una carencia aterradora.

- EXPLÍQUEME, POR FAVOR. ¿ESTO SIGNIFICA QUE HAY MUCHOS OBISPOS Y SACERDOTES QUE YA NO SON CATÓLICOS?

AMORTH: “Digamos que no creen en una verdad evangélica. Así que, probablemente, los acusaría de estar propagando una herejía. Pero seamos claros: alguien es formalmente hereje, si se le acusa de cometer un error, y persiste en él. Pero, debido a la situación que existe en la Iglesia, hoy en día, nadie, jamás, acusaría a ningún obispo de no creer en el diablo, ni en las posesiones demoníacas, ni de no nombrar exorcistas porque no cree en estas cosas. Podría mencionar un gran número de obispos y cardenales, que en cuanto fueron nombrados para una diócesis, lo primero que hicieron fue quitarles a todos los exorcistas la facultad de ejercer. O bien, obispos que afirman, abiertamente: "Yo no creo en eso. Son cosas del pasado". ¿Por qué pasa esto? Porque, por desgracia, ha habido una perniciosa influencia de ciertos estudiosos de la Biblia, y podría darle los nombres de mucha gente muy conocida. Nosotros que, diariamente, estamos en contacto con el mundo del más allá, sabemos que esta influencia ha afectado muchas reformas litúrgicas.”

Amorth explicó lo siguiente: “El Concilio Vaticano II había pedido que se revisaran algunos textos. Esta orden fue desobedecida, ya que había un deseo de rehacerlos completamente, sin pensar que se podían empeorar las cosas, en vez de mejorarlas. Muchos ritos se han empeorado por esa manía de querer deshacerse de todo lo pasado, para rehacerlo de nuevo, como si la Iglesia, hasta el día de hoy, lo único que hubiera hecho es engañarnos y mentirnos, y como si sólo hasta ahora, tuviera grandes genios, super teólogos, super estudiosos de la Biblia, super liturgos, que saben darle a la Iglesia lo que es bueno. Esto es una mentira: el último Concilio, simplemente, pidió que se revisaran los textos, no que se destruyeran.” El Ritual Exorcista, por ejemplo, debía de ser revisado, no escrito nuevamente. En él, había oraciones que se han usado durante doce siglos. Antes de eliminar oraciones tan antiguas, que han resultado muy eficaces, había que pensarlo con cuidado. ¡Pero no! Todos los exorcistas hemos utilizado las oraciones del Ritual de prueba, y nos hemos dado cuenta de que son absolutamente ineficaces. Pero también el rito del bautismo de los niños ha sido arruinado. Fue renovado, de tal forma, que el exorcismo contra Satanás, ha sido casi eliminado. El bautismo siempre tuvo enorme importancia para la Iglesia, hasta el punto que se le llamaba exorcismo menor. Paulo VI protestó, públicamente, contra ese nuevo rito. Encontramos esta misma degeneración del rito, en el nuevo bendicionario. He leído, minuciosamente, las 1200 páginas del mismo. ¡Pues bien, se han eliminado, sistemáticamente, todas y cada una de las referencias al hecho que el Señor nos protege contra Satanás, y que los ángeles nos protegen de los ataques del demonio. Todas las oraciones para la bendición de las casas y las escuelas han sido eliminadas. Todo debe ser bendecido y protegido, pero, hoy, ya no hay ninguna protección contra el demonio. Ya no existe ninguna defensa, ni oraciones contra él. El propio Jesús nos enseñó una oración de liberación en el Padre Nuestro: "Líbranos del Maligno. Líbranos de la persona de Satanás". Esta oración fue traducida mal, y hoy la gente ora, diciendo: "Líbranos del Mal". Se habla de un mal general, cuyo origen, en el fondo, no se conoce. Sin embargo, el mal contra el que nuestro Señor Jesucristo nos enseño a luchar, es una persona concreta: Satanás.”

DESDE SU POSICIÓN PRIVILEGIADA PARA OBSERVAR LAS COSAS: ¿TIENE LA IMPRESIÓN DE QUE EL SATANISMO SE ESTÁ DIFUNDIENDO?

AMORTH: Sí, enormemente. Cuando disminuye la fe, aumenta la superstición. En el lenguaje bíblico, puedo decir que la gente está abandonando a Dios, y entregándose al ocultismo. La terrible desaparición de la fe en toda la Europa Católica, hace que la gente se ponga en manos de hechiceros y adivinos, y así, las sectas satánicas prosperan. Se hace fuerte propaganda del culto al demonio, a las masas, mediante el rock satánico, y personajes como Marilyn Manson. Los niños también están siendo atacados: hay revistas e historietas que enseñan la hechicería y el satanismo. Las sesiones de espiritismo, en las que se evocan a los muertos para conseguir respuestas, están muy difundidas. Ahora se enseña a efectuar sesiones de espiritismo a través de computadoras, teléfonos, televisores, y video grabadoras, pero sobre todo, con la escritura automática. Ya ni siquiera se necesita un medium: es un espiritismo que cada quien puede hacer por sí mismo. De acuerdo con las encuestas, el 37 por ciento de los estudiantes han hecho, por lo menos una vez, el juego de las letras y el vaso, una verdadera sesión de espiritismo. En una escuela a la que me invitaron a hablar, los chicos me dijeron que jugaban este juego durante la clase de religión, ante los ojos complacidos del maestro.

Más adelante el Padre Gabriel Amorth expicó: “El humo de Satanás ha entrado a todas partes. ¡A todas partes! Quizá fuimos excluidos de la audiencia del Papa, porque tenían miedo de que tantos exorcistas consiguieran expulsar a las legiones de demonios que se han instalado en el Vaticano.” “Le podrá parecer una broma, pero yo creo que es verdad. No tengo ninguna duda de que el demonio tienta, sobre todo, a las autoridades de la Iglesia, así como a cualquier otra autoridad, en la política y la industria.”

____________________________________


El iluminismo le da el nombre de Lucifer al Gran Arquitecto del Universo. ¿Creen que los infiltrados e influenciados permitirían que las oraciones y rituales exorcistas siguieran reprendiéndolo? Aquí está claro que han querido borrar todo aquello que consideran viejo, arcaico, “del pasado”. Para luego crear renovación, cosas nuevas, que a fin de cuentas no le hacen nada a Lucifer. La Iglesia Católica está librando una batalla contra los ataques internos y externos y nosotros debemos, en nuestro deber católico, unirnos para resistir esos ataques insidiosos de los impíos. 

El ideal masónico ha llegado hasta algunos con cargos importantes. A pesar de todo no podemos alarmarnos ante esto ya que es nuestro deber de cristianos mantener la fuerza y el valor de enfrentar estas fuerzas malignas con la fe y el amor puestos en Dios nuestro Señor. Recuerden que el Verdaero Dios no es para nada el Gran Arquitecto, ni el sol adorado por el paganismo que sale por el horizonte. Debemos mantener la guardia arriba, pues el paganismo trata de adelantar sus pasos por todos los medios posibles, la política y hasta la sociedad misma. Estos son los que dicen que ellos ya no son la masonería de antes que atacaba a la Iglesia. ¡Por favor! Claro que ya no los vemos por allí vociferando. Todo es en el secreto, además el sistema a nivel mundial es masónico, ¿qué más van a pedir? 

Una vez pusieron a correr su gran maquinaria antirreligiosa, anticlerical y anticatólica, solo tuvieron que dejarla caminando sola y supervisando bien a sus marionetas. Si estas se dan cuenta o se vuelven contra el sistema solo tienen que sacarlos del medio por medio de lecciones, despidos o simplemente eliminarlos del mapa. Así de simple. Luego de tanta evidencia investigada, sus consignas en nombre de la Libertad, la justicia, democracia e igualdad quedan en entredicho. 

Su falsa credibilidad ha sido expuesta y se puede entender que su fin siempre ha sido la secularización y la descristianzación de todos los pueblos cristianos del mundo cueste lo que cueste. Puerto Rico no ha sido la escepción, pues el sistema que nos gobierna (no partido político, sino el E.L.A.) es uno secularizador y descristianizador. Solo huele a lo que tanto han soñado los masones. Por eso no son tan vilurentos como los del pasado, porque han conseguido lo que querían desde siempre, un gobierno masónico. 

Hoy, en Puerto Rico, solo hay que poner los oídos en tierra y escuchar detenidamente por donde vienen estos ideales que solo buscan la destrucción del pueblo cristiano. Solo basta con poner plena atención y empezarán a escuchar las expresiones de los impíos tratando de usurpar el nombre de Dios. Aunque el mundo masónico se limpie las manos diciendo que los males sociales no son su culpa,  lamentablemente para ellos, han sido históricamente el origen de todo lo que está sucediendo en la actualidad gracias a sus esfuerzos de descristianización social y mundial. Y gracias a la falta de valores cristianos ha proliferado el aborto, la eugenecia, leyes de divorcio, educación secularizada y atea, proliferación del homosexualismo, aumento en la actividad y grupos ocultistas y satánicos, crímenes, corrupción, etc. 

Para que entiendan mejor les dejamos el siguiente ejemplo. La Semana Mayor, la Semana Santa del año 2010, fue una sumamente fuerte para el pueblo católico, ya que esa misma semana, el cantante Ricky Martin escogió, y no por coincidencia, el domingo de Ramos. Entró ese día como el Rey victorioso del homosexualismo para hacerse mártir del pueblo homosexual. Volvieron a traer en la prensa casos de pedofilia bien gastados en la misma, críticas que pedían la caída de la Iglesia y para colmo en Puerto Rico el Dr. Roberto Ramos Perea, Profesor de Psicología, y practicante ocultista, se promulgó en contra del cristianismo y llamó a la Semana Santa como “La Semana Ilegal”. Semana Ilegal según él porque siendo el E.L.A. un estado de separación entre Iglesia y Estado (claramente un sistema masónico), el estado celebraba Jueves y Viernes Santo y lo daba libre. Este caballero, aunque se dice ser independentista, defendió al Estado Libre Asociado masónico y no vaciló en promulgar un ataque furioso contra la Iglesia y las tradiciones del Puerto Rico Cristiano. 

Haciendo el comentario de que la semana santa no es tradición del Pueblo de Puerto Rico sino del pueblo cristiano, Ramos Perea le declaró abiertamente la guerra al cristianismo en Puerto Rico. Al igual que Luis Muñoz Marín decía “cual ha sido la voluntad del pueblo liberal lo mismo que la voluntad del pueblo de Puerto Rico“, refiriéndose al pueblo pagano (masones) y al pueblo cristiano puertorriqueño. Separa a ambos como cosas diferentes por una misma causa lo cual era falso, pues el pueblo cristiano buscaba una mejor calidad de vida y la sociedad masónica buscaba imponer un sistema que excluyera por completo a Dios todo poderoso de la vida social del pueblo. Si fue intencional o no intencional por parte de Ramos Perea, prácticamente habló en nombre del movimiento Iluminista de las sociedades secretas, tal y como se refirió Muñoz Marín en el discurso de la victoria del PPD en 1940. ¿Coincidencias? Claro que no.

Roberto Ramos Perea

Declaraciones de Roberto Ramos Perea contra el cristianismo by Night Warrior


Es importante recalcar, que han habido personas que ven algo que no les gusta y cobardemente, en vez de aportar a la solución y al diálogo, se separan para ellos, ignorantemente, unirse al ataque masónico que solo busca una sola cosa, derrocar al cristianismo y al pueblo cristiano. Seamos fuertes y firmes en nuestra fe. No nos dejemos sucumbir por quienes solo desean inculcar el libertinaje por medio del pensamiento “liberal”. Luchemos juntos contra las huestes de Lúcifer y tengamos la certeza de que a fin de cuentas es Dios quien tiene la batalla ganada porque con Dios todo y sin El nada.
Por eso, como dice Efesios 6 10-18:

"Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con la fuerza de su poder. Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio. Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.  
 

Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos. Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza.   
 
Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno. Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. Eleven constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animados por el Espíritu. Dedíquense con perseverancia incansable a interceder por todos los hermanos."